Vivir más y mejor

Cuídate

El botiquín imprescindible para unas vacaciones sin sobresaltos

Esther Payueta
Esther Payueta

Te mostramos 5 problemáticas que suelen darse frecuentemente durante el verano, así como los elementos que debes de llevar contigo en tu maleta tanto para prevenirlas como para tratarlas. Y es que, con las precauciones necesarias, podemos evitar que estas afecciones nos fastidien las ansiadas vacaciones.

  • Quemaduras
    El elemento imprescindible del verano es sin duda la crema solar. Usar un factor 50, aplicado con la periodicidad recomendada por el fabricante (normalmente cada 2 horas), protege nuestra piel ante posibles quemaduras. Si tienes niños, has de saber que desde los 6 meses hasta los 3 años pueden usar algunas cremas especiales diseñadas para su piel, ya que es más sensible que la de los adultos.

  • Sequedad e irritación
    Un exceso de sol también repercute en la sequedad de nuestra dermis y debilita sus defensas. No debemos olvidar llevar a mano una crema hidratante y también un protector labial, ya que es una zona que solemos descuidar.

  • Problemas circulatorios
    Las altas temperaturas provocan dificultad del retorno venoso, al dilatarse las venas debido al calor. Como consecuencia podemos sentir una sensación de pesadez y cansancio en las piernas durante varios días. Para paliarlo, combina caminatas diarias de al menos 20-30 min con la toma de un medicamento vasoprotector, ya que facilitarás la microcirculación y reducirás el hinchazón y el dolor asociado.



  • Insolación
    Esta afección ocurre en el momento en el que el cuerpo ya no es capaz de regular su temperatura, por lo que ésta sigue aumentando. Los síntomas relacionados son calambres, confusión, fiebre e incluso pérdida del conocimiento, entre otros. Para prevenirlo, además de proteger nuestra piel y cabeza con la vestimenta adecuada, debemos de beber mucho líquido (evitando, eso sí, el alcohol) y buscar la sombra en las horas más calurosas del día.

  • Cortes y heridas
    Si vamos con niños, así como si tenemos previsto realizar deportes de aventura este verano, será muy habitual este pequeño percance durante las vacaciones. Si se trata de heridas superficiales, basta con aplicar un antiséptico y una tirita que la cubra. Si son más profundas, debemos de limpiar la zona, presionar con una gasa durante unos minutos y luego aplicar el antiséptico. Tanto si la hemorragia no cesa, como si estamos ante un corte mayor, debemos de acudir cuanto antes al médico para recibir el tratamiento oportuno.