Vivir más y mejor

Muévete

No es exactamente fútbol... aunque lo parezca

Natalia Ageitos
Natalia Ageitos

Si pones en juego un balón de fútbol sobre un campo de golf con hoyos de 52 cm de diámetro… ¿qué deporte obtienes? ¡Fácil! El footgolf, una de las variantes del fútbol que se ha colado entre las nuevas tendencias deportivas. Pero no es la única.

En los últimos años han surgido nuevas modalidades que nacen de la fusión del deporte rey con otras disciplinas. Eso sí, si te animas a practicarlas has de saber que puedes acabar el partido con alguna que otra contusión (la cual puedes aliviar con un gel antiinflamatorio). Te mostramos varias de las más llamativas:

  • Footgolf.
    Como ya hemos avanzado, este deporte nace de la fusión de estas dos disciplinas deportivas. La clave está en completar el recorrido en menos golpes que el resto para convertirse en ganador. Las reglas que se siguen son las básicas del golf, de hecho se utilizan los mismos términos: desde águila y birdie hasta doble bogey y putt. Pero su gran diferencia (además de las evidentes) es que los golpes se establecen sólo con las piernas, quedando prohibida la cabeza u otras partes del cuerpo. Three sided. ¿Por qué enfrentar sólo a dos equipos cuando podrían ser tres? Ésta es la pregunta que debió hacerse el creador esta modalidad, un nuevo deporte nacido en Inglaterra que se practica en un campo hexagonal, con tres equipos y tres porterías. No sigue las reglas convencionales del fútbol, aunque sí un concepto: marcar goles y permitir los menos posibles.

  • Buubble soccer.
    ¿Imaginas jugar al fútbol dentro de una bola transparente llena de aire? Esta locura es la base del buubble soccer, un nuevo deporte en el que cada jugador está rodeado por una esfera de plástico mientras intenta llegar a la portería, no sin entremedias disputarse el balón con el equipo contrario. Las tácticas y los regates son todo un reto. Lo más fácil (y divertido) es chocar con las otras bolas y dar vueltas completas sobre el suelo para intentar mantenerse en pie.



  • Fútbol en pantano.
    Tan divertido como sucio, este deporte cambia el césped por un campo de tierra al que se echa agua hasta convertirlo en una espacie de piscina de barro. Se juega durante dos mitades de 13 minutos y para ganar es imprescindible estar cubierto de barro. En la actualidad hay más de 250 equipos en todo el mundo e incluso existe un campeonato mundial.

  • Snookball.
    Increíble pero cierto, esta variante del fútbol nacida en Francia se juega sobre una mesa de billar gigante. El objetivo es el mismo que en el billar: meter la bola en alguno de los seis agujeros de la mesa. La gran diferencia: el taco queda a un lado y se sustituye por los pies. En este deporte, la velocidad queda relegada a un segundo plano y triunfa la habilidad y la técnica del jugador sobre la mesa.