Vivir más y mejor

Respira

Qué hacer si tu catarro no termina de curarse

Natalia Ageitos
Natalia Ageitos

Congestión nasal, ojos llorosos, dolor de garganta, tos, cansancio… Si te sientes identificado con estos síntomas seguramente estés padeciendo el primer catarro de la temporada. Eso sí, aunque es una enfermedad leve, es importante que tomes las medidas adecuadas para acortar sus síntomas y evitar complicaciones mayores.

Catarro

En general, un catarro suele durar entre 3 y 10 días. Si una vez pasado ese plazo perduran, has de seguir estas recomendaciones:

  • No tomar antibióticos. Los antibióticos no curan el catarro, sino al contrario. Pueden debilitar el sistema inmune y agravar los síntomas, provocando además una resistencia al antibiótico que puede afectarnos cuando lo necesitemos. La razón es que el catarro está causado por un virus, no por bacterias, que son a los que atacan los antibióticos. En los casos de catarro, los expertos recomiendan paracetamol o ibuprofeno para bajar la fiebre y aliviar los dolores musculares.
  • Realizar lavados nasales con una solución de agua de mar 100% natural, lo que permite limpiar las fosas nasales y aliviar la congestión nasal, además de hidratar el interior de las fosas nasales. A su vez, ayuda a mantener su función defensiva, facilitando la eliminación de los patógenos que causan el catarro.
  • Huye de los cambios bruscos de temperatura, ya que el contraste frío/calor puede producir una disminución de la capacidad defensiva de las mucosas , que se vuelven más vulnerables al virus y dificultan la recuperación.
  • Beber mucho líquido. Además de prevenir la deshidratación, ayuda a eliminar la mucosidad y a aliviar las molestias de garganta. No sólo es recomendable el agua, sino que también puedes llegar a la cantidad recomendada (a partir de 2 litros de agua al día) a través de sopas, zumos e infusiones. Especialmente recomendable aquellos que lleven vitamina C. Eso sí, la bebida prohibida en estos casos es el alcohol, ya que debilita el sistema inmune y deshidrata, dificultado así la recuperación.

    Infusión con limón y miel
  • Optar por los remedios de la abuela que sí funcionan. ¿Recuerdas los vahos de eucalipto que te preparaban de pequeño? Este remedio casero ayuda a abrir las vías respiratorias y a aliviar las molestias de garganta, gracias a las propiedades expectorantes del vapor de eucalipto. Prepáralo hirviendo 10 gramos de hojas picadas en un litro de agua y colócalo en tu habitación para que el vapor se difunda. También puedes inhalar el vapor directamente en un recipiente, colocando una toalla sobre tu cabeza.
  • Descansa y aliméntate correctamente. Duerme al menos 7 horas diarias, especialmente si se presenta fiebre. De esta forma, conseguirás fortalecer tu sistema inmunológico, que es la principal defensa frente a este tipo de infecciones. A la hora de comer, elige frutas y verduras, una fuente esencial de vitaminas y minerales y una ayuda para nuestras defensas.