Vivir más y mejor

Sonríe

Cómo una mala dentadura frustró un gran fichaje

Olalla Uriarte
Olalla Uriarte

No sería ninguna locura, ni tampoco la primera vez. Y es que la salud bucodental juega un papel fundamental a la hora de conseguir el pleno rendimiento en un deportista de élite.

La salud bucodental de los deportistas

Tan sólo hay que remitirse unos años atrás, en 2009, para recordar el caso Cissokho. El joven lateral francés tuvo que decir adiós al Milan debido a un problema dental descubierto en el examen médico realizado por el club. Se trataba de una malformación en su dentadura (maloclusión), cuyas consecuencias podían ser determinantes para un jugador de su nivel: limitación de la fuerza y del equilibro, así como aumento del riesgo de lesión. Razones por las que, finalmente, el equipo italiano decidió dar marcha atrás al acuerdo, convirtiendo así al jugador en el primer futbolista que perdía un contrato de oro por un problema dental.

La salud bucodental de los deportistas profesionales
necesita mejorar

Para David Herrera, Patrono de la Fundación SEPA (Fundación Española de Periodoncia e Implantes Dentales), éste fue en su momento “un buen ejemplo de por qué en la revisión de un deportista de élite deben incluirse siempre factores bucodentales”. A pesar de que reconoce que la concienciación al respecto es mayor que años atrás, defiende que “la salud bucodental de los deportistas profesionales necesita mejorar, dado que es tan importante como la del resto del cuerpo”, estando también directamente relacionada con la calidad de juego del deportista.

Por encima de la media

Un estudio científico reciente (Ashley y col. 2015) ha puesto en evidencia esta inadecuada situación entre los deportistas profesionales: prevalencia de traumatismos entre un 14-47%, caries dental entre 15-75%, erosión dental entre 36-85% y periodontitis 15%, son sólo algunos de los datos más llamativos. Además, este estudio también reveló que “entre un 5-18% de los deportistas reconocen que sus problemas de salud bucodental podrían haber tenido una influencia negativa en su rendimiento deportivo”.

Pero, ¿cuál podría ser la causa de tan elevados porcentajes en personas jóvenes y, supuestamente, sanas? Según el Dr. Herrera, “existen varias razones, que pueden ser compatibles entre sí: factores nutricionales, como el consumo frecuente de carbohidratos y de bebidas energéticas muy ácidas; alteración de los mecanismos inmunológicos por la deshidratación, la boca seca y el entrenamiento intensivo; pocos conocimiento sobre salud bucodental y frecuentes hábitos nocivos y falta de medidas de prevención eficaces”.

Los problemas más habituales

Las caries, el bruxismo (habitual en personas que sufren gran presión o estrés) o los problemas de encías (que de no ser tratados pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes, entre otras) son las afecciones más comunes. Pero también, y volvemos al caso de Cissokho, hay que tener en cuenta la mordida. “Si tenemos una oclusión adecuada, por sí misma o llevando dispositivos que permitan conseguirla, se incrementa la fuerza muscular, incluso en lugares lejanos a la boca. Además, podemos utilizar férulas para estabilizar la oclusión, con lo que se mejora el equilibrio postural, el riesgo de lesiones y el rendimiento deportivo”.

Por lo tanto un club, si no quiere jugársela, deberá tener muy en cuenta la salud bucodental de sus deportistas. Sólo así podrá afirmar que sus jugadores están al cien por cien, dispuestos a dar lo mejor de sí en cada partido.