Vivir más y mejor

Sonríe

Los problemas de salud más frecuentes entre los “Workaholics”

Natalia Ageitos
Natalia Ageitos

Sabemos que un exceso de trabajo puede ser perjudicial para la salud, pero... ¿hasta qué punto? Si eres de los que se pasa media vida en la oficina, y además te cuesta desconectar de tus responsabilidades laborales fuera de la misma, has de saber que tu adicción al trabajo puede tener impactos negativos tanto en tu salud física como mental.

  • Trastornos mentales
    Se ha demostrado que los “workaholics” son más propensos a sufrir desórdenes en su salud mental. De hecho, un estudio de la Universidad de Bergen reveló la relación directa entre la adicción al trabajo y determinados trastornos psiquiátricos. Los resultados determinaron que estas personas tenían una mayor propensión a padecer trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), ansiedad y depresión.

  • Lesiones cervicales y de espalda
    Las personas que trabajan largas jornadas frente al ordenador, adoptando una posición fija sin realizar los descansos aconsejables cada 2 horas, suelen tener problemas relacionados con las cervicales y con la espalda, como las tan habituales contracturas. Si además su trabajo implica manipular peso, la exposición a sufrir lesiones de espalda y trastornos acumulativos, por el deterioro progresivo del sistema musculo esquelético, aumenta.

  • Problemas bucodentales
    El estrés es un gran enemigo para nuestra dentadura, ya que la hormona que produce (cortisol) fomenta la inflamación de los tejidos y es un agravante para el desarrollo de la enfermedad periodontal. Para tratar los primeros síntomas es recomendable apoyarnos en un dentífrico especialmente diseñado para tal fin. Por otro lado, las personas adictas al trabajo son más propensas a sufrir bruxismo, un trastorno que consiste en rechinar y apretar los dientes de manera inconsciente como respuesta a niveles altos de estrés. Si se repite en el tiempo, puede causar dolor al masticar y desgastar los dientes de forma prematura.



  • Enfermedades cardiovasculares
    Diversos estudios han comprobado que existe un mayor riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares en las personas con perfil psicológico tipo A, que corresponde a los “workalcoholics”. Es decir, personas muy autoexigentes, apegadas al trabajo, obsesionadas con el éxito y competitivas. Las jornadas maratonianas a las que se enfrentan cada día se relacionan con los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca coronaria, como la presión arterial, el colesterol y la diabetes.

  • Problemas en el aparato digestivo
    El proceso digestivo está directamente conectado con el sistema nervioso central. Es por ello que cuando nos sometemos a grandes niveles de exigencia o de estrés, puede haber variaciones en las contracciones de los músculos digestivos, lo que se traduce en problemas de digestión. Además, este tipo de comportamientos repetidos en el tiempo pueden derivar en síndrome del intestino irritable, un trastorno que causa dolores abdominales, gases, diarrea y/o estreñimiento.